Lilith

De DiabloNext Wiki
Saltar a: navegación, buscar
Lilith
Lilith D4.jpg
Títulos Hija del Odio
Madre de Santuario
Creadora de Santuario
Reina de las Succubo
La primera Madre
Raza Demonio
Afiliación Infiernos Abrasadores (Anteriormente)
La Tríade (Aparentemente)
Estado Viva
Apariciones Diablo II (Evento del Pandemonium)
Diablo III (Mencionada)
Diablo IV

"Con tres comienza. Con tres, se abre tu camino. Con la sangre de los voluntarios, te llamamos a casa. Salve, Hija del Odio. Creadora de Santuario. Salve... Lilith."

Lilith es la hija de Mephisto, Señor del Odio, y la hermana de Lucion. Junto con su amante Inarius gestaron al primer nephalem.

BIOGRAFÍA

La creación de Santuario

"Mi padre se contenta con librar las mismas batallas y a los mismos enemigos mientras todo se convierte en cenizas. Aunque sus victorias pueden durar un día, un año o cien años, la guerra nunca se ganará mientras él y sus hermanos lideren. Hay un final para esto, pero los tontos como mi padre son demasiado ciegos para verlo".

En una de las batallas contra los ángeles, Lilith tomó a un ángel como prisionero y lo llevó a su guarida para divertirse. El ángel, llamado Inarius, le habló de su deseo de escapar del Conflicto Eterno. Lilith comenzó a ver a Inarius como un individuo el cual podía manipular hacia sus propios fines. Aprovechando de que Inarius estaba enamorada de ella lo persuadió para robar la Piedra del Mundo y crear un nuevo mundo para permanecer juntos fuera del conflicto.

Tanto Inarius como Lilith reunieron a seguidores con las mismas ideas y robaron la Piedra del Mundo de la Fortaleza del Pandemonium. Crearon un nuevo mundo llamado Santuario, en el cual lograrían mantenerse ajenos del Conflicto Eterno. De esta unión de Demonios y Ángeles nacieron los primeros Nephalem.

El alzamiento de los nephalem

"Inarius y yo robamos la Piedra del Mundo, y ahora tenemos un grupo de renegados para seguirnos. He creado un mundo nuevo donde podemos vivir en paz. Un lugar de posibilidades infinitas. Inarius cree que escapar es suficiente. Con el tiempo, le mostraré que incluso la victoria es posible. Pero primero, le daré hijos".

En algún momento, Inarius y Lilith se aparearon. La unión de un ángel y un demonio no tuvo precedentes, al igual que el nacimiento de su descendencia, Rathma. Rathma fue el primero de estos nuevos seres llamados "nephalem", pero no fue el último, ya que los ángeles y demonios que siguieron a la pareja también procrearon. Los ángeles y demonios renegados comenzaron a ver que los nephalem eran más poderosos que sus progenitores, lo que generó preocupaciones de que los nephalem pudieran representar una amenaza para sus padres, o podrían llamar la atención del Cielo y el Infierno hacia Santuario, ninguno de los cuales condonaría tal progenie. Debido a esto, surgió un conflicto entre los renegados, algunos argumentando a favor de la destrucción de los nephalem, otros defendiendo que deberían ser protegidos. Inarius pidió un período de reflexión, que sus seguidores obedecieron.

Lilith se puso furiosa ante la idea de la extinción de sus hijos. Ella vio a los nephalem como el futuro y como el medio para terminar el Conflicto Eterno de una vez por todas. Como consecuencia se transformó en una nueva y horrible forma, y ​​persiguió a sus compañeros renegados asesinando despiadadamente a todos los seguidores de Inarius. Este no pudo tuvo la voluntad de matar a Lilith así que la desterró al Vacío. Luego, con la Piedra del Mundo, hizo que los poderes de los Nephalem disminuyeran con el pasar del tiempo, haciendo que cada generación fuera más débil que la anterior hasta dar a la luz a una raza mortal más débil conocida como la humanidad.

La guerra del pecado

Lilith consiguió escapar del Vacío Abisal y regresó a Santuario durante la Guerra del Pecado. Ella alteró el poder de la Piedra del Mundo con un hechizo, permitiendo a los nephalem emerger sus poderes una vez más. Disfrazada de una hermosa mujer de pelo rubio y ojos verdes llamada Lylia, llegó a la aldea de Seram, donde se dejó ver por Uldyssian ul-Diomed. Después de un breve encuentro, aparentemente desapareció. No mucho después, dejó que Uldyssian la encontrara nuevamente en un bosque cercano. Ella afirmó haber visto algo en la penumbra, lo que llevó a Uldyssian a investigar. Encontró el cuerpo de Caligio, un acólito de la Tríade, sin saber que Lilith había estado detrás de su asesinato.La llevó a Boar's Head , donde recuperó el conocimiento. Siguiéndolo, "Lylia" contempló la vista y se desmayó, permitiendo que Uldyssian la atrapara. La llevó a Cabeza de Jabalí, donde recuperó el conocimiento. Ahí mismo Lylia le confesó su desdén hacia las sectas religiosas.

Uldyssian fue arrestado por el asesinato de un segundo misionero (este de la Catedral de la Luz), ya que su cuchillo había sido encontrado en el cadáver del hombre (nuevamente por obra de Lilith). Lylia lo visitó en la caseta de vigilancia de la ciudad y le dijo que creía en su inocencia. También le contó cómo se había culpado a su familia por la quema de un templo. Su familia perdió todo, incluida su libertad, mientras ella había huido con el dinero que pudo. Ella le dijo que llegarían representantes de ambas sectas y que cuando lo hicieran, él tendría que hablar desafiante para que la gente estuviera de su lado. Ella lo besó y luego se fue.

Al día siguiente, Lylia se presentó al juicio de Uldyssian, su presencia molestó al representante de la Catedral. Antes de que pudiera reaccionar, un rayo comenzó a caer en el área, causando daños generalizados. Lylia se llevó a Uldyssian fuera de la ciudad, aunque fingió caer, torciéndose el tobillo. Sin embargo, luego se curó con el toque de Uldyssian, como por arte de magia. Asimismo, la tormenta se había detenido y Lylia atribuyó ambos eventos al propio Uldyssian. Ella lo instó a creerle, diciéndole que deseara que las nubes se fueran, que si no lo hacía, ella cedería en sus creencias. De hecho, las nubes se aclararon. Además, cuando Uldyssian cargó de regreso a Seram para rescatar a su hermano Mendeln, Lylia vio cómo sus poderes se desataban sobre los inquisidores de la Catedral, matándolos. Sin embargo, la demostración de tal poder desenfrenado volvió a la gente de Seram contra el propio Uldyssian. Lylia y él huyeron acompañados de Mendeln, Achilios y Serenthia.

Lilya lo instó a viajar a Kehjan, para unir a la gente común contra la Catedral y la Tríade. A Uldyssian le gustó la idea, y le declaró que estaría juntos para siempre. Por lo tanto, su relación fue consumada. No sería la primera vez que hicieran el amor y, en cada ocasión, Lylia pudo conocer mejor la personalidad de Uldyssian.

Los humanos en el campamento fueron atacados por un demonio sirviente de Lucion, del cual pudieron defenderse. Lylia sugirió que fue la criatura la responsable de la muerte de los misioneros. El demonio mencionó a su maestro por su nombre, y Uldyssian sugirió que este "Lucion" debía ser miembro de los Clanes de Magos. Lylia respaldó rápidamente esta teoría y se dirigieron a Kehjan para "cambiar el mundo". Mientras cabalgaban, Mendeln siguió siendo la voz de la precaución, pero Lylia respondió a estas preocupaciones en cada oportunidad, jugando con las simpatías de Uldyssian con respecto a su supuesta historia personal. También aprovechó la oportunidad para atormentar mentalmente a Serenthia, de quien sabía que estaba enamorada de Uldyssian. No mucho más tarde, fueron atacados por las fuerzas de La Tríade liderados por Malic, en el cual iban también demonios. Uldyssian pudo rechazarlos, pero uno de los demonios llamó a Lucion, sugiriendo que este ser estaba vinculado a la La Tríade, no a los Clanes de Magos.

Poco después, llegaron a Partha. Era un destino del que Lylia trató de alejar a Uldyssian, pero él, no obstante, entró en la ciudad. Uldyssian comenzó a curar a la gente del pueblo, y su estadía duró días en en el hogar de Ethon. Las curaciones de Uldyssian en la gente llevó al despertar de los poderes nephalem de los habitantes. Lylia notó que su plan había salido mal, ya que esperaba estar en Kehjan ahora. Sin embargo, ella reflexionó que Partha sería un punto clave de apoyo para sus planes. Una noche, mientras hacían el amor, Lylia casi se descuida y se transforma a su verdadera forma. Se las arregló para contenerse y curar la cicatriz que causó en la espalda de Uldyssian sin que él se diera cuenta. Sin embargo, tuvo una pesadilla que le mostró su verdadera forma ocasionando una gran preocupación en Lilya, ya que no podía comprender el origen de ese sueño. Aun así, razonó que si llegaba el momento, simplemente podría matar a Uldyssian y elegir otro. Después de todo, no había escasez de hombres en este mundo.

Una noche, en la finca de Ethon,el grupo fue atacado por un grupo de Morlu, dirigidos por Malic. Tanto Ethon como Cedric(hijo de Ethon) fueron asesinados, al igual que el propio Malic. Uldyssian encontró a Lylia junto al cadáver eviscerado de Malic, asesinado por ella. Afirmó que, al igual que él, sus poderes habían despertado. Una vez más consiguió levantar sospechas.

Uldyssian dejó Partha, con la intención de dirigirse a Kehjan. Lylia lo siguió y suplicó que permaneciera a su lado. Se besaron, pero Uldyssian retrocedió, cuando algo cambió. Al principio, "Lylia" no se dio cuenta de su cambio de enfoque y estaba confundida, pero Uldyssian ahora la estaba viendo en su verdadera forma demoníaca. Ella jugó con su simpatía, alegando que Lucion la había cambiado, que solo el amor de Uldyssian hacia ella podía restaurarla. Lilith, aún interpretando el papel de Lylia, contó su historia juntos, pero esto solo convenció a Uldyssian de que este demonio y Lylia eran lo mismo.

Finalmente, Lilith abandonó la farsa, burlándose abiertamente de su amante. Ella afirmó que cada manifestación de los poderes de Uldyssian había sido obra de ella. Ella admitió abiertamente haber matado a los dos misioneros en Seram y siguió despotricando, regodeándose por la ignorancia de Uldyssian sobre la verdadera historia de Santuario. Los nephalem se levantarían de nuevo. Ella se levantaría de nuevo. Los dos llegaron a los golpes, y Uldyssian se encontró superado mientras Lilith lo atormentaba, tanto verbal como físicamente. No tenía ninguno de los poderes que había demostrado anteriormente y Lilith desapareció.

Uldyssian y sus amigos se dirigieron a Toraja, solo para ser seguidos por varios parthanos. Fue en las Selvas de Torajan donde apareció Lucion, buscando poner a prueba a Uldyssian y evaluar los poderes que pudiera tener. Para su sorpresa los poseía, incluso para derrotar al propio Lucion. Fue entonces cuando Uldyssian formó a los Edyrem para desmantelar a la Tríade y la Catedral de la Luz.

Cuando el ejército de Uldyssian arrasó con el culto de la Tríade, los planes de Lilith parecieron tener éxito, pero en parte por los engaños de Lucion. Lilith quedó expuesta en su verdadera forma.

Durante la confrontación final, Lilith fue derrotada, ya que Uldyssian usó los mismos poderes que Lilith había ayudado a despertar y gracias también al ejército nephalem que Lilith deseaba tener. Sin embargo, se las arregló para fingir su muerte utilizando el cuerpo de una sacerdotisa muerta como señuelo, logrando engañar incluso a Rathma, que había llegado para verificar su muerte. Pero tan pronto como se fue, Inarius se reveló a sí mismo, que se había mantenido oculto, para evitar que su descendiente matara a su madre. Antes de que Lilith pudiera reaccionar, Inarius la comprimió dentro de una esfera para desterrarla nuevamente. Esta vez asegurándose de que no pudiera regresar.

Con tres comienza

Lilith regresa a Santuario

Miles de años después de su destierro de Santuario, Lilith fue convocada de regreso a él mediante un ritual sangriento en un templo subterráneo. Tres aventureros y un erudito, fueron perseguidos por criaturas hasta la cámara sellada, pero uno de los aventureros resultó ser un fiel seguidor de Lilith. Los otros dos aventureros y el erudito fueron sacrificados en un triángulo de pilares, su sangre formando una puerta entre ellos a través del cual Lilith tomó forma y pasó.

El regreso de Lilith generó una nueva ola de cultistas y adoradores en Santuario. Su mera presencia en el reino mortal despertó la oscuridad en los corazones de muchos humanos. Sus agentes operaban en Kehjistan , llenando a la gente de paranoia, sin saber en quién podían confiar.

Lilith y Diablo II v1.11

Lilith en Diablo II

La primera vez que leemos algo de Lilith ocurre el 13 de agosto de 2005, con el parche 1.11 de Diablo 2. No obstante la información aportada del evento, no es considerada como canon oficial. Es más, está muy alejada de la visión existente de Lilith, ella jamás ayudaria a su padre o sus tios para conseguir algo.

v · d · e Demonios
Males mayores: BaalDiabloMefisto
Males menores: AndarielAzmodanBelialDuriel
Tenientes del Pecado: CydaeaGhomVidianZaboul • ¿Pereza? • ¿Codicia? • ¿Soberbia?
Señores del Infierno: AssurAstroghaDirgestDraxielGulagHephastoIkonothIskatuKabraxisLilithLucionNa-KrulNerezaRakanothSkarnShenkThonosXazax Zagraal;