Yaerius

De DiabloNext Wiki
Saltar a: navegación, buscar

"Y Yaerius apareció ante Akarat y le mostró la luz que ilumina todas las almas con su poder bendito.
Mientras confiemos en esa fuerza sagrada, tendremos una fuerza perpetua y no nos amedrentaremos ante nuestras pruebas".

Extracto del relato de un místico sobre la vida de Akarat

Yaerius es un Arcángel, pero no forma parte del Consejo de Angiris. Se cree que Yaerius es el creador de la fe en la iglesia Zakarum por el profeta Akarat.

Biografía

La fe Zakarum tuvo sus orígenes con Akarat, un asceta de Xian. Según la creencia popular, Yaerius le reveló los principios de lo que iba a convertirse en la religión de Zakarum. El ángel nombró a Akarat para que fuera el profeta de estas nuevas enseñanzas y le pidió que llevara la palabra a la gente de todas los reinos. Estas enseñanzas hacían hincapié en la necesidad de resistir a todas las fuerzas del mal, y que abarca, con total devoción, la Luz.

Anterior a eso, según Taramis Volken, Yaerius trató de llevar los principios de Zakarum a la humanidad durante la Guerra del Pecado. Sin embargo, el demonio Kabraxis le impidió hacerlo. El demonio trató de crear la antítesis a la fe Zakarum usando su propio profeta: Kreghn.

Aún así, Deckard Cain y algunos miembros de los Horadrim disputan la veracidad del origen de la fe Zakarum. Cain creía que lo que Akarat había visto era un eco del sacrificio de Uldyssian al final de la Guerra del Pecado, algo que algunos místicos habían visto mientras meditaban. Por lo tanto, Akarat había experimentado este fenómeno y lo atribuyó a un ser angelical, "Yaerius" traducido como "hijo de luz" en su idioma nativo.

En tiempos más actuales, un cruzado emergió de los páramos de Aranoch, afirmando haber sido visitado por Yaerius:

"Una cruzada moribunda emergió de los yermos de Aranoch llevando estos espaldares. Decía que la había visitado el ángel Yaerius en lo más profundo del desierto y le había encargado entregar ese artefacto a los hombres para que la cruzada triunfara. Sea cierto o no, no cabe duda de que los espaldares han salido de las forjas del cielo".